avion
logo logo logo logo
Show Left Sidebar:

Pelucas

pelucas

Las pelucas son cabelleras postizas, puede nser de fibra sintética o natural. Están hechas para hombres y otras para mujeres, usadas principalmente por motivos estéticos, ayudar a personas que se han sometido a un tratamiento de quimioterapia o simplemente para algún tipo de disfraz.

Pueden ser totales, sólo la mitad o postizos, y pueden estar hechas a máquina o a mano, aunque hoy en día la mayoría de éstas se fabrican industrialmente, pero todavía existen profesionales que son capaces de realizar este trabajo a mano.

Las primeras  surgen 7000 años atrás con los asirios, que consideraban tan importante al cabello que la calvicie total o parcial, se consideraba un defecto antiestético ocultándolo a través de estas. Los más asiduos portadores de pelucas en la antigüedad fueron los egipcios; debido al calor extremo, tanto hombres como mujeres acostumbraban llevar la cabeza rapada y en ocasiones especiales cubrirla con elaboradas cabelleras trenzadas y rematadas en cuentas de oro y marfil. Las mismas indicaban el lugar que tenían en la sociedad, entre más alto sea el rango, más elaborada era la peluca. Algunas de estas eran enormes y muy pesadas. Para evitar que sus pelucas olieran mal, se ponían unos conos de cera perfumada sobre ellas. Normalmente eran utilizadas por las personas más pudientes pues eran muy costosas, a menudo eran la pieza más cara de la indumentaria y acarreaban un elevado costo de mantenimiento.

En algunos lugares eran empolvoradas para ocultar la diferencia entre pelos naturales y postizos, así también como para aclararlas al gusto de la época. Incluso la gente que no podía permitirse una, se empolvoraba su propia cabellera para que pareciese una.

Actualmente se ha visto un renacer  en  forma de extensiones o alargues, estos son mechones postizos de pelo natural o artificial que se trenzan directamente sobre el pelo, tanto para aumentar instantáneamente el largo de la cabellera o para dar más volumen al look, inicialmente fueron utilizadas por famosas modelos y estrellas.

También están los peluquines o bisoñés, los cuales siguen vigentes hoy en día para ocultar la calvicie masculina, pero son vistos como elementos ridículos y su uso es un “secreto de estado” celosamente custodiado por su propietario debido al temor a las críticas.

Los principales tipos son:

Media peluca: éstas agregan cabello a una parte en específico de la cabeza, para crear la ilusión de llevar un peinado distinto. Casi siempre van adheridas al cabello natural para aparentar una cabellera más larga. A diferencia de las normales, son fáciles de llevar.

Existen diferentes tipos o presentaciones:

Completa: consiste en una malla elástica sobre la que se incrustan los cabellos artificiales. Éstas suelen ser grandes y son ideales para las personas que padecen un grado avanzado de calvicie.

Masculina: también llamada tupé, es una media peluca que sirve para cubrir la parte frontal del cráneo. Ideal para los hombres que sufren alopecia.

Artesanal: estas son elaboradas a mano por artesanos profesionales, por lo que su precio suele ser muy elevado.

En los últimos tiempos, la peluca ha perdido su roll como elemento de uso cotidiano y ha sido relegada a cubrir problemas capilares o a ser utilizada en el teatro o simplemente en fiestas de disfraces, la mayoría de nosotros conocemos las pelucas 100% poliéster y coloridas o extravagantes para complementar un disfraz, sin embargo, desde hace milenios la peluca ha tenido un papel importantísimo en el atuendo cotidiano.

Hoy en día, la peluca ha sido relegada a cubrir los problemas capilares o a ser utilizada en el teatro o simplemente en las fiestas de disfraces. Pero existen ciertas condiciones que en cualquier momento de nuestras vidas nos pueden llevar a utilizar una. Desde las situaciones más superficiales como un simple cambio de estilo o su uso para crear un personaje para una fiesta temática, hasta las más tristes, como una enfermedad que nos pueda hacer perder nuestro cabello.

No importa cuál sea la razón por la que necesites utilizar uno de estos accesorios, hoy existen muchos diseños, estilos y materiales, incluso de cabello natural para que escojas la mejor opción que se adapte a tus necesidades, que te haga sentir cómoda y que la puedas fijar con facilidad.

Aunque no lo creas, las celebridades las utilizan la mayor parte del tiempo, así que como ves es un recurso válido para un rápido cambio de look; asimismo, si sufres de alguna condición que te provoque pérdida del cabello, tu autoestima puede mejorar con el uso de este simple accesorio.

Así como se clasifican en diferentes tipos, también se pueden clasificar por su material:

Pelo sintético: son las más conocidas, pues con este material se realizan aquellas que son destinadas a disfraces. Son menos costosas y su textura es más gruesa. Además, las puedes conseguir en colores vibrantes y llamativos o diseños extravagantes y  requieren un bajo mantenimiento.

Cabello humano: son más caras, pues su textura, forma y color te da la apariencia de cabello real. Este tipo es el más utilizado por aquellas mujeres que necesitan disimular la calvicie o quieren probar un nuevo estilo sin que se vea falso. Estas pelucas se deben lavar de forma regular y peinarlas como se haría con el cabello propio.

Monofilamentos: son para las personas que desean una peluca hecha especialmente a la medida. Para hacerlas se hace una gorra con la forma exacta de la cabeza de la persona y se inserta el cabello siguiendo esta forma, por lo que el resultado es una peluca con una caída natural, ésta es una excelente opción para las que necesitan utilizarla a largo plazo.

Finalmente, un factor muy importante a la hora de valorarlas son los interiores, los cuales deben ser lo más suave posible y con el menor número de costuras para evitar roces y molestias en el cuero cabelludo. Hay soluciones de confección interior de mayor naturalidad que simulan la existencia de cuero cabelludo y que nos permiten, incluso, llevar el cabello despejado de la frente sin notarse.