avion
logo logo logo logo
Show Left Sidebar:

Mascara

mascara

La palabra mascara tiene origen en el masque francés o maschera en italiano o másquera del español. Los posibles antepasados en latín (no clásico) son mascus, masca= fantasma, y el maskharah árabe bufón, hombre con una máscara. Es una cobertura de la cara, esta puede cubrir la cara solamente, la cabeza completa, o incluso hasta los hombros, quien la usa trata de comunicar una identidad diferente a la propia y  está en una asociación directa con el espíritu, así como representar un sentimiento o pensamiento humano.

Desde tiempos inmemorables las caretas estuvieron presentes con el hombre, cuando él mismo debía expresar su necesidad o contar eventos religiosos o épicos. Antes de que se iniciara la palabra, los dibujos y los jeroglíficos eran los medios para representar cuentos o historias.

No se sabe a ciencia cierta, pero quizás con las primeras expresiones gestuales,  el cuentista se vio en la necesidad de hacer más fácil el “relato”, buscando elementos que simbolizaran lo que se debía hablar. Por ejemplo, si necesitaban hablar de algún animal para cazar tomaban sus pieles o alguno de sus huesos, o imitaban físicamente la forma de desplazarse. Unos hablaban, otros veían, se estaba dando los principios de lo que hoy es la acción teatral o el dúo actor y espectador.  Es ahí donde se cree que se originó la primer mascara que probablemente era de piedra, sin color y sin expresión, totalmente neutra.

Aún así, aunque no tuviera ningún tipo de expresión, ni referenciara a ningún personaje o estado anímico, ya diferenciaba la acción de un relator a una persona común.

Con la aparición del teatro, ésta se convertiría en un objeto capaz de transformar al actor en personaje a través de sus rasgos tipificados. Además, con el tiempo estas caretas evolucionaron hasta alcanzar grandes dosis de realismo. Los diseños de éstas fueron especializándose según el relato, y es así que los relatores-actores creaban caretas con formas de animales, diablos, dioses y todo tipo de forma que pudiera ser representada. Un solo actor podía representar varios personajes según como se ponía y sacaba la careta acorde a la situación representada.

Éstas  pueden estar hechas de diferentes materiales, por ejemplo, de algún material opaco o traslúcido, principalmente de cera, piedra, cuero, piel, liana trenzada, tela bordada o pintada, tejidos de lana, plástico, yeso, papel, o bien elaboradas de látex, etc.

La media mascara también evolucionó tomando formas no solo de expresiones exageradas sino también de animales o personajes extraños y coincidentemente se repite la evolución de hace miles de años atrás, cuando se produjo la necesidad de la temática, además la careta fija construida con distintos materiales, fue suplantada con la mascara pintada directamente sobre la cara del actor. En momentos determinados de la evolución, la moda de la vestimenta acompañó a la careta o antifaz; si bien, por momentos la careta no determinaba un sexo, sí lo hacia la vestimenta que la acompañaba, un ejemplo de ello son las muestras de caretas venecianas, acompañadas de lujosas vestimentas.

Actual y comúnmente una máscara se utiliza en fiestas tradicionales y fechas especiales como Halloween, el famoso día de brujas y los carnavales. Las máscaras también se utilizan en determinadas prácticas profesionales como manera de protección.

Dentro de la cultura popular mexicana es posible encontrar otros tipos de máscaras. Algunas de ellas se utilizan en danzas típicas, como el baile de los viejitos, pero sin duda alguna las más populares son las de los luchadores profesionales. Es tanta la popularidad de estos personajes, que incluso se han convertido en un referente de la cultura mexicana a nivel mundial, al grado de contar con representantes en el extranjero, como el célebre luchador de la WWE, Rey Misterio.

Por otra parte, en los museos y por Internet se pueden ver muchas antiguas con distintos tipos de expresiones y dentro de las expresiones se agregan dibujos simulando lagrimas o amplias sonrisas y gestos de sarcasmo. Si bien desde épocas remotas hay pinturas rupestres hechas con bases de colores, algunos historiadores dudan si hubo primero la expresión tallada o la dibujada con bases de colores.

A lo largo de la historia la mascara se utiliza con diferentes propósitos, de acuerdo con la cultura y la religión de las personas que han adoptado este objeto. Sus usos y funciones son muy diversos, a continuación enumeramos algunos de ellos:

Funerarias: fabricadas en hueso, barro o piedra; eran utilizadas por las culturas antiguas en sus rituales y ceremonias, tienen los rasgos de las personas fallecidas y su función es conectar el espíritu del muerto con el espíritu del mundo, además de honrar al difunto. También se usan para proteger al muerto de los espíritus malignos, ya que “la careta los asusta”.

Terapéuticas: éstas han tenido un papel importante en ritos mágico-religiosos para prevenir o curar enfermedades. En algunas culturas, miembros enmascarados han guiado a demonios enmascarados afuera de la tribu o pueblos. Estos curadores profesionales, hacen limpias y rituales que ahuyentan los “malos espíritus”. También existen algunas que previenen o evitan el contagio de enfermedades epidémicas y son de aspecto furioso, con ojos terribles que asustan a los causantes del mal.

Antifaz: es aquella que sólo cubre la parte de la nariz y los ojos. Se usa en carnavales y festivales.

De entretenimiento: son las más comunes; se utilizan en las fiestas de disfraces para fines de diversión o para proteger la identidad, como los luchadores o súper héroes.

Protectoras: se usan en la industria para brindar protección a la hora de realizar ciertos trabajos. Dentro de estas podemos mencionar: anti-gas, careta de soldador, quirúrgica, escafandra de buzo y anestésica.

Deportivas: se usan en ciertos deportes como parte de la indumentaria y protección de los jugadores (hockey, esgrima, etc.)