avion
logo logo logo logo
Show Left Sidebar:

Maquillaje

maquillaje

Maquillaje  proviene de  maquiller (maquillar) un término francés utilizado en la jerga teatral francesa durante el siglo XIX, es todo aquel producto que sea usado en la decoración, coloreado y arreglos para la piel y otras partes visibles del cuerpo, ya sea para tener un buen aspecto o para caracterizar algún personaje. Sin embargo, en el momento de realizarlo, el profesional buscara “modelar” el rostro, es decir modificar sus proporciones.

Muchas culturas a lo largo de la historia se han maquillado por diversos motivos, principalmente religiosos y festivos. El pintarse la cara es una actividad que desde sus inicios representa cierto misticismo y seducción. Ya en el antiguo Egipto las mujeres se pintaban el área de los ojos para intensificar su mirada, utilizando para esto colores fuertes que obtenían mezclando tierra y tinta de diversas tonalidades. En esta misma cultura surge la costumbre de pintarse los labios de rojo. Es en Grecia y Roma donde se perfeccionaron las técnicas para maquillar. Estas se usaban en las representaciones teatrales y en festividades para alabar a sus dioses. De igual manera se oscurecían las pestañas utilizando diversas mezclas.

A mediados del siglo XIX en Francia se inventaron polvos para blanquear el rostro, hechos a base de nácar y azufre, lo que provocó algunas reacciones alérgicas entre las mujeres que lo utilizaron.

Su definición técnicamente es: la práctica de decorar la piel y otras partes visibles del cuerpo para obtener un aspecto más sensual y atractivo. En las artes se emplea también para corregir las distorsiones producidas por la iluminación, o para caracterizarse. Por extensión, el término designa también los cosméticos que se emplean para esta práctica, tales como los lápices de labios y sombra de ojos, también para ocultar algunas heridas u otros problemas en la piel que puedan afectar en la persona.

En la actualidad hay una gran variedad de maquillaje, los que comúnmente conocemos como cosméticos son utilizados tanto para fines estéticos, como artísticos y de publicidad. Cuanto más tecnológicamente avanzado se vuelve el mundo, más énfasis se pone en un producto fresco y novedoso, que oculte los signos visibles de la edad y en el caso del artístico que sea de acuerdo a tendencias de moda y llamativo.

Existen diferentes tipos que se adaptan a la personalidad de cada una de las personas, por lo tanto existen: de caracterización, fx, social o convencional, especializados  y maquillaje artístico o de fantasía, estos se componen de diversos elementos ya que su mayor función es dar color al rostro y en el caso de la caracterización ayuda a crear al personaje transformando los rasgos de la persona y cambiando completamente su rostro para que se adapte.

Uno de los productos que se utiliza para este tipo es el látex, ya que por medio de éste se logran hacer efectos especiales como heridas, cortadas y quemaduras entre otras cosas, que a menudo se usan en el cine o en la televisión.

Si nos enfocamos más en maquillaje artístico nos podemos dar cuenta de que es una forma por completo diferente y muy especial de maquillarse, hay desde diseños triviales hasta como, por ejemplo, recrear la apariencia de Drácula; se utiliza más bien en las fiestas, carnavales o con motivo de alguna ocasión especial, de hecho muchas veces se utiliza con los niños y su uso es muy común en las fiestas de cumpleaños infantiles, ya que a los niños les encanta poder ser maquillados comúnmente por payasos, más si se trata del de fantasía, donde pueden dibujarles sobre su cara lo que ellos quieran como animales, princesas o superhéroes. En nuestra vida cotidiana podemos admirar este tipo de arte como lo es en los payasos, mimos, o caracterizaciones de personajes en programas de televisión, los cuales utilizan esta herramienta para su trabajo.

Esta forma de maquillarse viene de épocas muy antiguas ya que desde hace mucho tiempo existe la posibilidad de maquillarse artísticamente para alguna fiesta o evento. Con el correr de los años, ha ido evolucionando, volviéndose más habitual a partir de las décadas de los años 60 y 70. Su historia está inevitablemente ligada a la historia del makeup  en todo el mundo. Muchas culturas lo han utilizado a lo largo de los siglos, pero solamente unas pocas han documentado su uso  para mostrar su importancia en la cultura y la sociedad. Los orígenes del tipo artístico moderno comenzaron hace más de 6000 años. Los antiguos egipcios, conocidos por su vanidad, se pintaban normalmente la cara. En la Edad Media, una apariencia completamente diferente se volvió popular y una tendencia. Cuando Max Factor presentó el tipo “flexible” (pancake makeup) a Hollywood en1914, nació el moderno.

La idea de maquillarse tipo fantasía consiste en utilizar el rostro como lienzo para realizar obras de arte, se pinta sobre todo la cara y se suelen utilizar muchos de los productos cosméticos. La diferencia es que con el  tipo artístico, no se busca realzar la belleza de la persona, ni lograr un efecto natural. Muchas veces, lo que se busca es mostrar un rostro que no es el propio, como por ejemplo la cara de un animal o el de algún personaje, aunque otras veces solo se realizan formas artísticas.

En algunos casos el maquillaje artístico puede abarcar todo el cuerpo como lo es por ejemplo el body-paiting, el cual es mucho más complejo y sofisticado. Este tipo de arte solo es realizado por profesionales, ya que deben conocer y utilizar las técnicas de diseño, pintura y arte, normalmente se utiliza más bien en eventos u ocasiones especiales en las que se pretende realizar algún show o presentación especial, principalmente teatro.

Por otro lado, cuando es más simple, menos elaborado, y concentrado en la zona de la cara, se puede utilizar más a menudo y en otras ocasiones como un carnaval, una fiesta de disfraces o una fiesta especial.