avion
logo logo logo logo
Show Left Sidebar:

Halloween

halloween

La palabra Halloween significa “all hallow’s eve”, la cual proviene del inglés antiguo y significa “víspera de todos los santos”, ya que se refiere a la noche del 31 de octubre, víspera de la Fiesta de Todos los Santos. Sin embargo, la antigua costumbre le ha robado su estricto sentido religioso para celebrar en su lugar una noche de terror, brujas y  fantasmas.

Tiene una raíz céltica y otra romana, además de raíces muy antiguas donde, en la Edad Media, la gente iba de puerta en puerta pidiendo golosinas; esta fiesta se ha popularizado también, en otros países pese a que mucha gente la sigue considerando una fiesta estadounidense, sobre todo donde se tiene más costumbres arraigadas para este mismo día.

Sus verdaderos orígenes se remontan a la edad de hierro, cuando los pueblos celtas tenían un calendario que terminaba el 31 de octubre. La gente tenía la creencia de que en esta fecha los espíritus regresaban del más allá para convivir una vez más con los vivos. Ellos creían en la inmortalidad del alma, la cual decían se introducía en otro individuo al abandonar el cuerpo,  pero el 31 de octubre volvía a su antiguo hogar a pedir comida a sus moradores, quienes estaban obligados a hacer provisión para ella. Sin embargo, algunas otras personas acostumbraban aprovechar esta festividad para salir a hacer alguna travesura, por lo que la gente les daba algún presente a cambio de no ser molestados esa noche.

Cuando los celtas fueron conquistados por los romanos se les impuso un nuevo calendario. Es en este momento cuando el 31 de octubre deja de ser la víspera de año nuevo celta, para convertirse en la víspera de todos los santos.  La contracción de este término dio como resultado la palabra “Halloween”. En la actualidad, esta fiesta se celebra en varios países de Europa, Estados Unidos, Canadá y gran parte de México.

Además en diversos países aún creen en la leyenda anglosajona la cual dice que es fácil ver brujas y fantasmas en la Noche de Brujas.

En la actualidad durante la noche de brujas los niños se disfrazan y van de casa en casa para pedir dulces siguiendo una costumbre ya arraigada en la sociedad.

Cuando se abren las puertas de las casas estos gritan “trick or treat” (truco o trato), para dar a entender que gastarán una broma a quien no les dé una golosina o dinero. Es una noche de fantasía y misterio donde se recuerda y representa todo lo relacionado con el mundo de los muertos y el fenómeno en sí de la muerte, que tanto atrae al hombre.

Se convierte en una noche con aura de débil misterio, brujas, fantasmas, duendes, espíritus, pero sin que se pierda el ánimo festivo y el buen humor. De ahí viene la tradición de decorar con motivos siniestros las casas en la actual víspera de todos los santos y también los disfraces.

Por otra parte se dice que la representativa Calabaza de Halloween viene de una antigua leyenda irlandesa la cual narra que la calabaza iluminada sería la cara de un tal Jack O’Lantern que, en la noche de Todos los Santos, invitó al diablo a beber en su casa, fingiéndose un buen cristiano. Como era un hombre disoluto, acabó en el infierno.

Esta celebración se ha vuelto o convertido en una cultura de consumo que propicia y aprovecha las oportunidades para hacer negocios, sin importar cómo. Por ejemplo, hoy en día existen muchas películas que han contribuido a la difusión de las celebraciones de día de los muertos en las cuales la violencia gráfica y los asesinatos crean en el espectador un estado de angustia  y ansiedad. Estas películas son vistas por adultos y niños, creando en éstos últimos miedo y una idea errónea de la realidad.

El halloween es hoy, sobre todo, un gran negocio y ha tenido un impacto brutal en los últimos años: “se ha convertido en un auténtico boom”. Máscaras, disfraces, dulces, maquillaje, accesorios, pelucas, decorativos y demás infinidad de artículos necesarios para disfrazarse y para decorar  son un motor más que suficiente para que algunos empresarios fomenten el “consumo del terror”.  Las grandes superficies comerciales también confirman ese auge. La gente cada vez lo celebra más.

Incluso bares, discotecas y demás lugares de ocio nocturno también confían en hacer negocio con Halloween, realizan fiestas de disfraces, concursos, etc. Los parques de atracciones, restaurantes y hasta gimnasios, realizan el llamado Festival del Terror o simplemente sus empleados se caracterizan para captar nuevos clientes.

A pesar de que el incremento en las ventas parece asegurado, los negocios no cesan en la búsqueda de nuevas estrategias y novedosos productos que atraigan a los clientes hacia sus establecimientos. Con estas celebraciones como telón de fondo, los premios y concursos son una de las dinámicas más usadas.

Curiosamente siete de cada 10 estadounidenses celebran la víspera del día de todos los santos y gastan millones de dólares en artículos de la temporada. Halloween también arrasa en Europa, Reino Unido ya ha superado en ventas al día de San Valentín y en España crece el interés por la noche más terrorífica del año. Anoka, Minnesota,  la cual tiene aproximadamente 18000 habitantes, se ha autoproclamado ‘Capital mundial del Halloween’, y se prepara para el gran día con dos semanas de actividades que incluyen concursos de ‘casas encantadas’ y calabazas esculpidas. El vecindario neoyorkino de Greenwich Village celebra una noche particularmente macabra cada año en la festividad. Mientras más terrorífica sea la fiesta de Halloween, más divertida será. Y más allá de lo que algunas ideas conservadoras puedan decir, la diversión con los amigos y seres queridos se disfruta a lo grande.